Actividades preparatorias

Presentación VIII ENAPOL "Asuntos de familia. Sus enredos en la Práctica"

25 de octubre de 2016 – Sede de la EOL

Flory Kruger

Nos encontramos esta noche para presentarles el VIII ENAPOL que tendrá lugar como ustedes saben, en la primavera lacaniana, en setiembre de 2017.

Nos iba a acompañar nuestro querido Presidente de la AMP, Miquel Bassols, pero como todos saben, por temas personales tuvo que suspender su viaje, por lo tanto, seremos Ernesto Sinatra, Presidente del próximo ENAPOL, y yo misma quienes abriremos hoy la serie de presentaciones hacia el VIII ENAPOL que tendrán lugar en nuestra Escuela hasta su realización.

Desde el último ENAPOL en San Pablo, el año pasado, los Encuentros Americanos de Psicoanálisis de la Orientación Lacaniana, están bajo la responsabilidad de la FAPOL, en este sentido, quiero transmitirles en nombre de Cristina González y Rómulo Ferreira da Silva, o sea, el Bureau de la FAPOL, la alegría que sentimos por el modo en que esta preparación se está llevando a cabo.

Contamos con un equipo de trabajo excelente, dirigido por las dos Directoras en Buenos Aires, Alejandra Glaze y Viviana Mozzi, y acompañadas por dos Responsables, uno de cada Escuela, María Josefina Fuentes de la EBP y Renato Andrade de la NEL.

A su vez, se han armado numerosos equipos de trabajo que tienen a su cargo las múltiples tareas que requiere una organización de estas características.

Ahora algunas palabras acerca del tema que nos convoca: "Asuntos de familia. Sus enredos en la práctica".

¿Qué decir de la familia? Se trata de una institución que ha sufrido cambios a lo largo de la historia y esos cambios son el producto de las resonancias propias de cada época.

En palabras del antropólogo francés Claude Lévi-Strauss, el matrimonio es la institución que da origen a la familia, una organización donde hay esposo o marido, una mujer en rol de esposa y niños nacidos de esa relación, y sus miembros están unidos por lazos legales de derechos y por prohibiciones sexuales. Hay que decir que esta definición ha quedado un tanto desactualizada.

Lacan trasciende a los personajes de la realidad y los sustituye por significantes, así inventa la metáfora paterna que es como la encarnación de la sustitución de la naturaleza por la cultura que puede producirse porque somos sujetos de lenguaje y la realiza la lengua misma, pues por el hecho de ser seres parlantes, la metáfora encarna la sustitución de la necesidad por el significante.[1]

El sujeto es pues el resultado de una constelación familiar simbólica particular que posibilita el advenimiento de un deseo, y las características de ese deseo tal como lo recuerda Lacan debe ser el de "un deseo que no sea anónimo".[2]

La constitución del sujeto a partir de la metáfora paterna desnaturaliza la definición misma de la familia, tal como puede interpretarla un antropólogo o un sociólogo.

Las nuevas formas familiares que encontramos en la actualidad, no hacen más que confirmar que la familia es una estructura simbólica que si bien puede tomar apoyo en los vínculos biológicos, se distingue de ellos para imponer sus propias leyes.[3]

En Historia de la sexualidad de Michel Foucault encontré unos párrafos muy ilustrativos respecto de nuestro tema. Me interesa especialmente citarlo porque marca un antes de la época victoriana que se parece bastante a nuestra actualidad. En ese texto considera que en dicha época la sexualidad de la familia conyugal quedó encerrada y orientada hacia un solo fin: la reproducción.

Recuerda que a comienzos del siglo XVII era moneda corriente cierta franqueza, cito:

[...] las palabras se decían sin reticencia y las cosas sin demasiado disfraz, gestos directos, discursos sin vergüenza, anatomías exhibidas y fácilmente entremezcladas, los cuerpos se pavoneaban [...].[4]

Esta descripción podría bien ser la de nuestros días, ¿verdad?

Y sigue diciendo Foucault:

[...] A este día luminoso habría seguido un rápido crepúsculo hasta llegar a las noches monótonas de la burguesía victoriana. Entonces la sexualidad es cuidadosamente encerrada. Se muda. La familia conyugal la confisca y la absorbe por entero en la seriedad de la función reproductora.[5]

Hoy contamos con nuevos enfoques que no toman a la familia burguesa de la sociedad occidental como la norma a seguir.

Podemos describir una multiplicidad de formas de familia de tipos muy variados. Esta diversidad afirma aún más la posición del psicoanálisis, que lejos de sostenerse en reglas generales, apunta a la particularidad del sujeto buscando recortar el síntoma de cada uno.

Freud construyó el Psicoanálisis a partir del Complejo de Edipo y es parte de nuestra experiencia como analistas pasar por allí en nuestra práctica. Lacan lo formalizó en términos lingüísticos -tal como recién lo mencionaba- alrededor de la metáfora paterna, y si bien estamos advertidos de la decadencia de la figura del padre, si bien desde la última enseñanza de Lacan, tan retomada en muchos de nuestros espacios de formación, la orientación de la cura es hacia lo real, sin embargo, como bien dice Miller:

[...] hay que constatar que cuando se trata de saber-hacer en la práctica, se utiliza la referencia edípica de manera insistente y con buenos resultados, lo que permite al analista ordenar el caso y ubicarse. [6]

Pero si bien en nuestra práctica se pasa por el Edipo, sin embargo, su asunto ha cambiado porque hoy, las transformaciones de la familia nos plantean nuevas cuestiones que solo pueden interpretarse más allá de la estructura clásica del Edipo.

Toda familia es un aparato de goce y es en este campo donde se juegan los asuntos de familia. Se trata pues de retomar esos asuntos buscando iluminar y recortar la forma singular del goce de cada uno.

Cuando hablamos de nuevas configuraciones familiares nos referimos a los cambios que se han producido en la estructura clásica de la familia tradicional de matrimonio, padre y madre, con sus hijos.

Hace un tiempo leo en una nota del diario el siguiente título: "El lento adiós a mamá y papá". Por supuesto que no se trataba de una despedida porque los padres se iban de viaje. El subtítulo decía: "Con la incorporación de hijos de matrimonios homosexuales a las escuelas, pedagogos, padres y chicos se adaptan a un cambio social que ya comienza a impactar hasta en el lenguaje de la comunidad educativa".[7]

El artículo relataba que la inserción de las familias homoparentales en las escuelas es algo muy nuevo con lo que la sociedad argentina está aprendiendo a convivir. Los maestros y directivos de las escuelas buscan formarse al respecto, haciendo cursos para poder adquirir las herramientas necesarias con las cuales comunicarse con los niños que viven estas nuevas realidades. Las reuniones de padres son ahora reuniones de familia, las notas en el cuaderno de comunicaciones del jardín ya no comienzan por la palabra "Mami" y, además, ya no se festeja en la escuela el día de la madre o del padre sino el día de la familia. "El simple mamá y papá parece quedar lentamente en desuso".

En el caso de las mujeres, muchas optan por la inseminación artificial, con donante, mientras que los hombres, en su mayoría eligen la adopción. La nota relata ejemplos diversos, pero en todos ellos, queda de manifiesto la naturalidad con la que los niños reciben estas nuevas maneras de configuración familiar. Al llegar a la puerta del jardín de infantes, una compañerita de Santi le pasa el brazo por el hombro y le dice: "¡Qué suerte Santi! Hoy vinieron tus dos mamás a buscarte".

Sin duda, el concepto de familia se ha revolucionado en las últimas décadas, hay familias tradicionales, familias ensambladas, familias monoparentales, familias homoparentales. Los chicos hablan de la novia del papá, del marido de su mamá, de sus dos papás o de sus dos mamás, sin que nadie se escandalice. No podemos dejar de interrogarnos por esta mutación de las formas familiares y sus consecuencias para el psicoanálisis.

Cada vez es más frecuente la decisión de embarazo de mujeres solas, con el deseo de no sacrificar su maternidad, precisamente por no tener una pareja: hoy es moneda frecuente congelar óvulos a cierta edad a la espera de poder utilizarlos algunos años después esperando armar una familia.

Recuerdo el caso de una pareja que vino a consultarme porque el hombre había pasado por un tratamiento de quimioterapia, lo cual le impedía embarazar a su mujer. Frente al deseo de tener un hijo, la decisión fue usar esperma donante, y así pudieron tener su primera hija, pero grande fue la sorpresa cuando menos de un año después, la mujer queda embarazada naturalmente de su marido, lo cual les permite tener un segundo hijo esta vez, sin donación alguna. El problema que se le planteó al padre a partir de allí fue cómo explicarle a la primera hija que él no era su padre biológico.

Era la angustia fundamental para el padre, de ninguna manera para la madre. Esta cuestión abre la pregunta sobre la paternidad.

¿Qué es un padre?.

¿Cómo explicarle a este señor que el genitor, nunca es padre automáticamente sino que se trata de una atribución simbólica que debe suceder tanto del lado del padre como del lado del hijo para que la función paterna se sostenga como tal?

Lo importante que quiero señalar es que consultas de este tipo llegan cada vez más a nuestros consultorios, por lo tanto, ¿qué mejor espacio para interrogarnos, para discutirlo, para buscar nuevas respuestas, que nuestro próximo ENAPOL?

El psicoanálisis permite meternos con los asuntos de familia de cada analizante, pero sabemos que no alcanza con el relato de las anécdotas, sino que es necesario saber que la familia es algo a atravesar, y eso solo se consigue de la mano de un análisis, única forma del acceso a un amor más digno, incluso a un deseo más liberado y a un goce mejor regulado.

NOTAS

  1. Miller, J. A., (2006), Cosas de familia en el inconsciente, Introducción a la Clínica Lacaniana, Barcelona: RBA, p. 541.
  2. Lacan, J., (1991), Dos notas sobre el niño, Intervenciones y textos 2, Buenos Aires: Manantial, p. 56.
  3. Bassols, M., (2007), Familia, Revista Lacaniana de Psicoanálisis 5/6, Buenos Aires: Grama, p. 160.
  4. Foucault, M., (2008), Historia de la sexualidad, Cap. I, Nosotros los victorianos, Buenos Aires:Siglo veintiuno, p. 6.
  5. Ibídem, p. 3.
  6. Miller, J.-A., (2003), La pareja y el amor. Conversación clínica en Barcelona, Buenos Aires: Paidós, p. 19.
  7. Buscaglia, T. S., El lento adiós a mamá y papá, Diario La Nación. Extraído sábado 11 de mayo de 2013, http://www.lanacion.com.ar/1580912-el-lento-adios-a-mama-y-papa