Librería

El deseo del analista de Javier Aramburu, en la librería de nuestro VIII Enapol

El deseo del analista (Tres Haches, Buenos Aires, 2004)

No cesa de reimprimirse y de ser referencia ineludible. Un libro que reúne los ensayos y conferencias de más de 20 años de producción, y que da cuenta y deja huella del deseo decidido de Javier Aramburu, que aquí como autor se refleja en su compromiso con la época y la elucidación rigurosa de los conceptos que aborda.

Comparto una cita que refleja su actualidad y que recorto en resonancia con la V Noche preparatoria del Enapol: "De la ficción del padre al inconsciente real".

"Se piensa que el psicoanálisis en general, y la histeria en particular, es un proceso que se produjo en una etapa de cambio entre la etapa victoriana y la modernidad, es decir en un momento de transición, momento de crisis de una sociedad muy represora, una sociedad que empezaba a resquebrajarse; ahí efectivamente tuvo sus comienzos el psicoanálisis. Pero de esa realidad deducen cosas que me parecen equivocadas. Deducen, por ejemplo, que el inconsciente es efecto de la represión, efecto de la represión de las pulsiones sexuales y que los síntomas son el retorno deformado de esas pulsiones inconscientes, que han sido sofocadas por la autoridad de sus padres y que al liberarnos de esta autoridad, de esta represión paterna, se disolverían los síntomas y con ellos el inconsciente. Se postula en cierta forma también el fin del Edipo. Es cierto que la represión en Freud juega un función importante, porque para él logra que el sujeto se adecúe a los ideales, ala manera en que el Otro quiere que nos veamos, conforme con él mismo. De ahí se deduce que el inconsciente sería en revés del discurso del amo, del amo representante del Otro simbólico. Entonces hay una serie que incluye amo, padre, Otro simbólico, ideal, superyó. Una serie que convoca a la represión en tanto parece que demandara someterse al mandato de la ley.

Así podemos decir que el sujeto por amor o por temor al padre, o por ambas cosas, reprimiría su sexualidad, sus deseos, los deseos que no estuvieran de acuerdo con ese ideal. Aquí el inconsciente claramente es visto como efecto del padre, la represión paterna es causa del inconsciente pero la causa del inconsciente, en verdad, no es sino la castración. El problema que ahora se nos plantea es si es posible que la transmisión de la castración no esté sostenida en la figura paterna, es decir, si hay cierta diferencia entre castración y Edipo". (pp. 132).

Juan Pablo Martin Mogaburu

No conozco a nadie que no me haya hablado con entusiasmo de la absoluta singularidad de la escritura de Javier Aramburu...
Carlos Rossi, Julio 2017