Librería

El padre modelo de Manuel Zlotnik estará en nuestra librería

El padre modeloGRAMA Buenos Aires 2016

En este libro se encontrará un breve ensayo sobre la pluralización de los Nombres del Padre.
La pregunta que orienta todo su desarrollo es: "Qué quiere decir Lacan cuando pasa del Nombre del Padre a los Nombres del Padre?"
La construcción del padre modelo reúne varias piezas sueltas tomadas de los distintos momentos de la enseñanza de Lacan, pero realizando un pormenorizado recorrido sobre el concepto de Nombre del Padre, para captar como Lacan advierte y anticipa sobre la caída del padre en la sociedad actual.
La solución lacaniana ante la caída del Nombre del padre no consiste en restituirlo, sino en recuperar "a los padres en las distintas versiones de la pluralización", como una "reformulación del padre en otro estado que ya no es el Ideal", sino más cercana al sinthome.
Se apoya en desarrollos de Jacques Alain Miller y Eric Laurent quienes sostienen que la declinación del padre se verifica en la época actual, puesto que ya no existe un Otro que ordene y pacifique. Es la "época líquida" en la que los sujetos se encuentran en una carrera ilimitada, comandados por su plus de gozar.
Ante el imperativo categórico del empuje al todo de la época, los padres modernos se ven conminados a cubrir la demanda ilimitada de sus hijos, se disponen a conseguirles los objetos gadget que calman la frustración. Pero en rigor de verdad, el objeto plus de gozar libera al padre de encarnar y transmitir la función de límite.
Manuel Zlotnik presenta este padre modelo como quien, desde lo real de su castración, sabe arreglárselas con lo real que no tiene inscripción simbólica y sin recurrir a su represión ni a su significación fálica. Es "la manera singular que cada cual encuentra de ser padre", lo cual supone que estas marcas son múltiples y cada una, excepcional.
El autor confronta al lector a la inevitable consecuencia de que la función paterna ya no sea la de metaforizar, sino la de versionar en un medio –decir sobre lo que no hay.

Maria Lujan Ros