Prensa y difusión

#AsuntosEpistolares 5

Envia: Sonia Miguez

Queridísimos padres y hermanos:

No os podéis imaginar la gran impresión que me ha causado la noticia de la muerte de la pobre tía Rosario ¡qué lástima! A tío Luis le he escrito una carta diciéndole que tiene que animarse pues la vida sigue y no se puede uno detener en la mitad del camino. Me dan gran pena él y Doña Amadora tan dulce y tan desgraciada pues los hijos aunque estén ahora desesperados tienen mucha vida por delante, ¡pero ellos!...

Estuve un día en cama pues me produjo la noticia una gran impresión, ya estoy gracias a Dios tranquilo y yo espero que vosotros lo estaréis igualmente. Que no hablen delante de Isabelita de estas cosas y que cuando esté ella no estéis tristes pues es una niña y no está bien que pudiendo le deis ratos tristes y amargos. Papá, que gracias a Dios está mejor, es necesario que no se impresione demasiado y se distraiga ¡no hay más remedio! Tenemos una familia muy larga y hay que echar calma, no hay más remedio.

Yo sé que vosotros habéis sufrido bastante porque la cosa no es para menos pero ahora hay que normalizar la vida.

La carta que me escribió Paquito fue un terrible mal rato para mí pues todas las noticias eran imponentes. He estado tristísimo y lo estoy aunque ya naturalmente sereno.

Don Alberto el presidente de la Residencia quiere que me quede estas navidades aquí para ayudar en muchos asuntos pero yo le he dicho nada porque sé que vosotros me necesitáis… pero por Dios os suplico que no os pongáis muy tristes cuando vaya.

Me iré enseguida, enviadme el dinero del tren y enseguida me marcho.

Mi libro está entregado.

Escribidme enseguida.

Adiós besos a todos y abrazos a todos de vuestro Federico

¿Cómo sigue Mercedes?

Espero que las niñas continuarán su lección de piano no incurráis en la barbaridad de suspenderla y considerar la música como una diversión.

Carta enviada por Federico García Lorca a su familia.

Diario El país de España, la carta es inédita pero cedida al diario por la Fundación Federico García Lorca.