Prensa y difusión

#AsuntosEpistolares 20

Envía: Diego Núñez

Carta a Charles Morton
1 de enero de 1945

Tengo una historia en mente que espero escribir antes de morirme. No tendrá casi nada de dureza en la superficie, pero la actitud de mandarlo todo al infierno, que en mí no es pose, probablemente aparecerá de todos modos.

El nombre de mi tío dudosamente honesto (tío solo por matrimonio) era Ernest Fitt, y era inspectpr de calderas o algo así, al menos nominalmente. Ya murió. […] Tenía un hermano que era un personaje asombroso. Había sido empleado o gerente de un Banco de Waterford, Irlanda (de donde venía toda la familia de mi madre, aunque ninguno de ellos era católico) y había robado dinero. Limpió la caja un sábado y, con ayuda de los masones, escapó de la policía yéndose al continente europeo. En un hotel de Alemania le robaron su dinero, o la mayor parte de él. Cuando lo conocí, mucho después, era un anciano extremadamente respetable, siempre vestido de punta en blanco y de una increíble parsimonia. Una vez me invitó a cenar. Después de la cena se inclinó sobre la mesa y me dijo en un susurro confidencial: "Cada uno pagará lo suyo". No tenía tampoco una gota de sangre escocesa. Puro irlandés protestante de clase media. Tengo muchísimos parientes irlandeses, algunos pobres, algunos no pobres, y todos protestantes y algunos independentistas y algunos enteramente pro británicos… Aquí la gente no entiende a los irlandeses. […] Yo crecí con un terrible desprecio por los católicos, y todavía hoy tengo problemas con ellos. […] El desenlace divertido de mi tío fue que terminó con una amante judía en Londres, crió al hijo de ella, tuvo otros dos hijos ilegítimos, y al fin se casaron. ¡Pero nunca la llevó a Irlanda! […].

Chandler, Raymond, El simple arte de escribir. Cartas y ensayos escogidos, Emecé lingua franca, 2002.